Delta en Kayak, y su propuesta de noches románticas en Tigre

Compartir en:

Tuvimos una noche de San Valentín diferente con Pablo y todo gracias a Delta en Kayak, el producto que hace más de 15 años un docente y una periodista llevan adelante para acercar la naturaleza del Tigre a los demás.

Club Regatas La Marina está frente al muelle donde te busca Delta en Kayak

La noche de San Valentín es una de las tantas experiencias que ofrecen bajo el cielo estrellado del delta y con el río Paraná como testigo. Porque además hay noches de luna llena y otras oportunidades para pasar una velada en este rincón soñado del Tigre. Pero esta fue la nuestra (la de mi amor Pablo y yo) y como fue una auténtica, original y divertida te la cuento acá.

Noche en el Tigre con Delta en Kayak

 

El punto de encuentro fue en un muelle sobre la calle Lavalle (altura 50) a metros de la esquina con el Paseo Victorica a las 8 de la noche. Allí en canoa nos buscó Fabián Redman creador y responsable de Delta en Kayak junto a su mujer Inés Ambrosini. Eramos  4 parejas, una de las del grupo fue con sus 2 hijas y nos subimos. Y en ese momento empezó todo, navegamos 15 minutos hasta la isla donde tienen el restaurant y la playa a orillas del Paraná. Nos esperaba una decena de mesas con arreglos de flores, botella de vino y mantel blanco. Un lujo asiático para el Tigre por eso vale más. Ni siquiera cuando una le da importancia a esas cosas. La música de fondo, el murmullo del río y las estrellas acompañaban la velada. El ambiente tan romántico como relajado y sus anfitriones con muchas ganas de que uno la pase bien. Y así fue.

Con una linda selección de música, y un tiempo prudente para bajar y adentrarse en el lugar empezó la noche. A eso de las 9 pasadas nos sentamos a comer en las mesas.

La entrada fueron unas ricas bruschettas y el plato principal un pollo a las hierbas con papas rústicas y ensalada coleslaw. Y el postre fue un volcán de chocolate y un flan con crema imperdibles. Para tomar se podía elegir entre cerveza, vino, agua y bebidas con gas.

El ritmo de paz y magia que tiene el Tigre a la noche es único. Por eso es un lugar donde se siente un refugio, un refugio del ruido, del ritmo acelerado e imparable de la vida urbana. Tener un momento allí, aunque no sean mucho más de tres horas, es reconfortante. Es romántico para una salida de a dos, y devuelve un equilibrio que a veces parece esfumarse.

La propuesta está bien pensada, bien presentada y es una salida, de las que quedan grabadas en el recuerdo y en el alma. El Tigre inspira al alma y en tan sólo una noche en la isla de Delta en Kayak esta flota alegre por el cuerpo.

Además de esta posibilidad de navegación nocturna y una rica comida allí en medio del Tigre, la empresa ofrece paseos en kayak o canoa, clases en kayaks dobles o triples de travesía, almuerzos. Los requisitos más importantes es saber flotar y tener movilidad en el agua.

Para saber todas las propuestas en detalle, su web es www.deltaenkayak.com.ar

 WS (011) 15 2471 5050 ó cel  (011) 15 4075 9975

 

 


Compartir en:

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 4.172 suscriptores

Acerca de Dolores Yomha

Soy Dolores Yomha, nací en Buenos Aires, Argentina. Trabajo en Radio, escribo free lance sobre viajes en revistas y este blog es de mi autoría. En el 2008, viajé siete meses por el mundo con otras 4 amigas a través del pasaje Vuelta al Mundo (Round The World) que comercializa una fusión de aerolíneas. Esa experiencia me ha hecho más feliz, más curiosa y porque no, más segura. La idea de este blog es compartir información de viajes pero también la inspiración por viajar (por más grande o pequeño que sea el destino). “El viaje es una especie de puerta. A través de ella salimos de la realidad”. Guy de Maupassant

Ver todas las entradas de Dolores Yomha →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *