«El Bolso de Mano, eso que nunca se aprende» por Leticia Lettieri

Compartir en:

2015-07-14 13.32.10 (1)

(Leticia Lettieri es periodista)

Llevar sólo un Bolso de mano es un proyecto al que todos aspiramos cuando estamos por viajar. Sobre todo cuando volvemos y notamos que la mitad de lo que cargamos con mucho esfuerzo fue inútil. Sin embargo, una síntesis que reaparece cuando pienso en mi carta de presentación tiene que ver con el desarraigo y una historia de mudanzas que en algún momento de mi vida llegó a ser de dos veces al año.

Muchas personas sufren, padecen y recuerdan de forma traumática las mudanzas. Yo las viví como una marca (más de agua, que de fuego) y fundamentalmente, como un aprendizaje. Por este motivo, cuando mis traslados comenzaron a ser por placer y ya no por la necesidad de cambiar de hogar, mis valijas fueron un símbolo de esa historia.

Cuando nació mi hija nada de esto cambió. Desde pequeña, los destinos que elijo son con ella, y a los tres días de nacer ya hice su segundo bolso (antes el de la clínica) para emprender nuestro primer viaje. Así recorrimos Argentina, lo que fue saliendo, y conocimos, desde su perspectiva, Los Ángeles: la playa y el desierto, el sol y la nieve a pocos kilómetros. Brasil: cosas verdes en el mar y exceso de heladitos. España: comer parados y hacer largos recorridos en auto. Italia: viajes en tren, cambios de ciudades y de temperaturas, pizza y pasta. Ámsterdam: perderse y caminar, caminar y perderse. París: ver amigos y lugares conocidos.

Pero un día mi hija quiso autonomía para la organización de su equipaje. Tenía cinco años y se le ocurrió como infaltables: un libro de historias de (muchas) princesas reales; un perro que caminaba y ladraba no apto para cualquier transporte público y un juego de encastre con imanes equivalente en peso a una bolsa de cal.

Sus pretensiones excedían por lejos el equipaje incluido en el ticket y su postura era terminante cuando le pedí que además de dejar su casa, sus amigos y su rutina por un mes, se desprendiera de sus juguetes finamente seleccionados. La entendí. Dudé (sentimiento frecuente durante la maternidad) y finalmente accedí.

Por eso aprovecho esta ocasión para dejar asentada la equivocación y tener presente para el próximo viaje que debo ser más convincente al momento de sugerirle sus juguetes transportables, ya que a los pocos días de nuestras vacaciones, encontró un gatito -“¡muy tierno!”- que desplazó inmediatamente al perro ruidoso. Tuve que correr al perro ruidoso de mi Bolso de mano cada vez que busqué mi cuaderno de viaje, y en cada una de las hojas quedó marcada la gran lección de Mufasa: Recuérdalo.

 .


Compartir en:

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 4.169 suscriptores

Acerca de Dolores Yomha

Soy Dolores Yomha, nací en Buenos Aires, Argentina. Trabajo en Radio, escribo free lance sobre viajes en revistas y este blog es de mi autoría. En el 2008, viajé siete meses por el mundo con otras 4 amigas a través del pasaje Vuelta al Mundo (Round The World) que comercializa una fusión de aerolíneas. Esa experiencia me ha hecho más feliz, más curiosa y porque no, más segura. La idea de este blog es compartir información de viajes pero también la inspiración por viajar (por más grande o pequeño que sea el destino). “El viaje es una especie de puerta. A través de ella salimos de la realidad”. Guy de Maupassant

Ver todas las entradas de Dolores Yomha →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.