Rosendal, un imperdible de Noruega por Pipa Druce

Compartir en:

A Pipa Druce (38) la conozco hace unos años, es australiana y es una gran viajera. Ha vivido en distintas ciudades del mundo y por trabajo también suele viajar. Así que es una de esas personas que solemos llamar «trotamundos». Ella y su novio argentino Ignacio, han tenido experiencias viviendo fuera de su ciudad natal. Y ambos son seres cosmopolitas, quienes  profundizan sobre cada lugar donde eligen vivir. Desde 2013, Pipa e Ignacio viven en Oslo, Noruega, donde han estado recorriendo y conociendo sus rincones.

En este post Pipa da su mirada y detalles del último viaje que hizo, por la costa oeste del país nórdico.

Conociendo el pueblo Rosendal (al sur de Bergen), costa oeste de Noruega x Pipa Druce 

ELECCIÓN DEL DESTINO La costa del oeste de Noruega es belleza pura; archipiélagos y profundos fiordos. Sin embargo siente la influencia del Atlántico y suele llover muchos meses del año. En Noruega los veranos son caprichosos, entonces en medio de una ola de calor, elegí visitar a un pueblo muy bello en la costa oeste: Rosendal, al sur de Bergen.

COMO IR DESDE OSLO Tomé el avión de Oslo a Bergen, aunque cuando tenga tiempo, prefiero tomar el tren rápido de 7 horas. El tren es muy cómodo y ofrece vistas del altiplano en el centro del país. En Bergen solo tuve un par de horas antes de la salida del Ferry desde el famoso puerto histórico (Hardangarvidda express, Rodne.no)

En Bergen elegí visitar algunos museos, como el de arte ‘KODE’. El complejo incluye cuatro museos con colecciones distintas. Entré al museo mas chico (KODE 3) e hice un recorrido de cuadros del siglos XIX y XX. La colección permanente incluye cuadros de Munch muy conocidos. Una exposición temporaria sobre Nikolai Astrup estuvo interesante por sus representaciones de las celebraciones paganas del solsticio estival. En Escandinavia todavía se festeja el ‘Sankt                                                                                               Hans’ con fuegos a lo largo de las orillas, y                                                                                           noches de exceso.

Camino al Puerto para tomar el ferry en el puerto histórico, es simpático ver a turistas gozar de los mariscos en el Fish Market.  Los 30 grados que marcaba el termómetro al salir del del puerto y una multitud de personas bronceadas que estaban sobre una punta, daban la nota para establecer un verano candente.  El recorrido del Ferry express por los fiordos dura 2 horas. Los pasajeros pueden observar como viven los noruegos de la costa del oeste. Son muy fanáticos de la vida cerca del agua, y se revelan cabañas en la mayoría de las islitas del archipiélago, cada una pintada con color ocre. Ahí pasan el verano, o sino es un lugar para guardar su bote y pescar con la familia.

Rosendal tiene fama de ser unos de los lugares mas bellos de Noruega y lo confirmé. Se recomienda pasar por lo menos un par de días y llevar botas para caminar.

ROSENDAL Es impresionante, atrás se ven los Alpes de Rosendal con nieve todavía en sus faldas. Me buscó una colega noruega con su familia. Caminando por el pueblo minúsculo, la vista espectacular nunca termina de impresionarme. En el mes de mayo el atardecer es largo y la luz dorada dura hasta las 22 30 horas. Sus hijos pasan todo el tiempo en el jardín inmenso que se extiende hasta el fiordo abajo. La ola de calor ha calentado el fiordo hasta 20 grados y con la familia aprovechamos para echarnos a nadar desde el muelle debajo de su propiedad. Comento a mi colega que no me parece posible separar dicha vista  de la calidad de vida que tienen en Rosendal. Está de acuerdo, ya echó raíces. Se incorporó en todas las actividades posibles, desde el coro local hasta participar en un festival de esquí alpino por los Alpes locales.

PASEOS Y QUE VISITAR La familia me llevó al famoso Baroniet de Rosendal: el castillo mas viejo de Noruega (https://www.baroniet.no/en/) Es encantador, repleto de  jardines de estilo inglés, un rosedal, una huerta, e incluso una cascadita. El recorrido de la casa revela mucho sobre como vivía la gente en el norte en los siglos XVII, hasta los gustos de las élites de aquellas épocas. Estamos en plena primavera y los jardines tienen muy lindo perfume.

Caminata al pico Malmangernuten Al día siguiente me sugieren varias caminatas posibles en los picos de alrededor. Elijo subir este, de 890m de elevación.

(Image 3 de la colina desde la Baroniet).

La caminata es corta pero inclinada, así que se puede tardar entre 5 horas ida y vuelta. El camino pasa por bosques de abetos y abedules antes de llegar a un prado alpino. Desde la cumbre hay una vista sobre el fiordo que se extiende en un panorama de 180 grados. Se ve un lago glacial y se escucha una cascada chorreando valle abajo. Quienes tengan mucha energía, pueden intentar el pico de Melderskin (1426 mts elevación). Desde la cumbre se dibujan todos los Alpes de Rosendal y el glaciar Folgefonna. Este glaciar mide 217 km cuadrados. Se necesita un buen nivel físico, el equipaje necesario y mínimo 5 días para gozar de sus paisajes lunares. En Rosendal mismo se puede visitar el centro Folgefonna para aprender mas sobre el glaciar.

El segundo día alquilé un auto para recorrer la orilla del fiordo hacia el norte. Desde Rosendal es muy fácil alcanzar Sunndal, pasando por una ruta espectacular. Desde Sunndal uno puede hacer una caminata linda y fácil subiendo un río hasta el lago glaciar Bondhusvatnet. Es posible llegar al lago por un valle espectacular donde entra el glaciar Folgefonna y múltiples cascadas. Se recomienda aprovechar para hacer un picnic o incluso bañarse en las aguas turquesas.

El tercer día mis anfitrionas me prestan un kayak e hice un recorrido por la costa. Desconocía el placer de estar al nivel del agua, descubriendo rincones secretos. El tiempo perfecto, así que se veía el reflejo de las montañas en el agua. Además de aves, tuve la suerte de cruzar un par de delfines (o más precisamente niser, que son pequeñas ballenas)

El fin de semana estuve compartiendo tiempo con mi colega noruega, así que pude conocer más de su vida cotidiana en Rosendal. Con dos amigas emprendió un proyecto de apicultura al principio de la primavera, en una plantación de manzanos. Me prestaron un traje blanco para protegerme de las abejas y visitamos la colmena. También conocimos el taller de cerámica de una amiga Elisa Helland Hansen.  Recomiendo su obra (su cuenta en Instagram @elisahellandhansen)

 

 

 


Compartir en:

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 4.172 suscriptores

Acerca de Dolores Yomha

Soy Dolores Yomha, nací en Buenos Aires, Argentina. Trabajo en Radio, escribo free lance sobre viajes en revistas y este blog es de mi autoría. En el 2008, viajé siete meses por el mundo con otras 4 amigas a través del pasaje Vuelta al Mundo (Round The World) que comercializa una fusión de aerolíneas. Esa experiencia me ha hecho más feliz, más curiosa y porque no, más segura. La idea de este blog es compartir información de viajes pero también la inspiración por viajar (por más grande o pequeño que sea el destino). “El viaje es una especie de puerta. A través de ella salimos de la realidad”. Guy de Maupassant

Ver todas las entradas de Dolores Yomha →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *