Cusco, el viaje empoderado de un grupo de amigas y sus bebés

Compartir en:

A dos amigas de toda la vida se les ocurre hacer un “viaje de amigas” después de mucho tiempo de no poder hacerlo. Una de ellas, es Sofia Castiñeyras, quien además de ser una gran viajera, es nutricionista y mamá de dos pichones. Y fue ella, la que se decidió a contar la aventura que vivieron junto a Patricia Ibarguren, cuando bookearon 2 pasajes para ir a Perú a fines del año pasado. Como ambas son mamás de bebés, y necesitan estar con ellos, eligieron hacer el viaje incluyéndolos.  “Vinieron porque toman teta y nos necesitan. Acá en Buenos Aires dejábamos a nuestros primogénitos por primera vez y ese era también otro desafío. Seis días para nosotras solitas, o casi”, contó Sofía.

Cusco-Peru
Sofi Castineyras a la izquierda, vendedora peruana, y Patty Ibarguren a la derecha

SOFÍA CUENTA SU VIAJE POR PERÚ

ELECCIÓN DEL DESTINO Elegimos Perú porque Noe, una amiga que tenemos en común con Paty, se mudó hace un año a Lima y siempre dijimos de ir a visitarla. Nunca creímos que se concretaría, pero los astros se alinearon y un domingo sacamos los pasajes a Cusco sin dar más vueltas. Al lunes siguiente ya estaba tramitando el permiso de Hilario (mi hijo menor) para salir del país. La cuarta integrante del grupete no la conocíamos, era una amiga de Noe de Lima, que tenía un bebé de la misma edad que el mío. Armamos un grupo de WhatsApp en el que empezamos a planear los recorridos que íbamos a hacer. Así fuimos conociendo a Clau virtualmente, y cuando llegamos al aeropuerto en donde nos encontramos las 4 viajeras, ya éramos amigas.

templos sagrados en CuscoSan Blas-Cusco-Peru

TRANSPORTE Y MOVILIDAD Fuimos preparadas para caminar, las 3 con hijos llevamos fular (es una tela para transportar a los bebés de manera ergonómica)  o mochila para cargar a nuestros bebés bien pegados a nosotras en las recorridas que hiciéramos ya que Cusco es pura montaña con adoquines, y en algunos lugares es imposible ir con cochecito. Igual los llevamos, pero los usamos poco. Sirvió para las siestas, una vez que se dormían los poníamos a descansar ahí.  Recomiendo si llevan carrito en un viaje con niños, que sea cómodo y chiquito. Tiene que ser fácil de levantar cuando el bebé está dentro, por si el destino como paso con Cusco, tiene mucha escalera.

El primer día conocimos a José, un taxista amoroso y prudente que fue quien nos llevó a todas las excursiones.  Nos sostenía por turnos a los bebes para acomodarnos las mochilas y fue una ayuda enorme. Siempre acordábamos el precio del viaje antes de salir, nos llevaba al pueblo y  recorríamos mientras él esperaba ahí 3 o 4 horas para llevarnos de vuelta al centro de Cusco.

LAS PARADAS Noe conocía y eligió lugares que sabía que nos iban a encantar:  Tipón, Pisac, Sacayhuaman y Ollantaytambo. Machu Pichu lo descartamos porque algunas ya habíamos estado, es más complicado llegar y es más caro. Sacamos un boleto de 170 soles (la moneda peruana) en donde teníamos todos los templos y lugares sagrados (más de 10) para visitar.

Ollantaytambo-Peru
José, el chofer y colaborador hombre que las asistió con todo

TIPÓN, fue el primer stop arrancamos la mañana con fruta (probamos miles:  chirimoya, aguaymanto, granadilla, etc ) ¡Se me hace agua la boca de nombrarlas! Pan, queso y palta, que habíamos comprado el día anterior en el mercado San Pedro. Una feria de alimentos autóctonos y chucherías peruanas, al que vale la pena ir. Llegamos con José a Tipón, un parque arqueológico a 40 minutos de Cusco. Es espectacular, apenas respiramos el aire allí , sentimos la energía distinta. Son terrazas que fuimos recorriendo con los chicos en nuestros portabebés; y hasta tomamos mate y comimos frutas mientras hacíamos fotos. En Tipón probamos una de las 120 variedades de maíz (choclo) ,que hay en Perú, y las compramos en un puestito al salir del templo.

PISAC es soñado, son unas ruinas que quedan en el valle sagrado de los Incas. Subir las ruinas con los bebés a cuestas fue una aventura. Lo hicimos con mucho cuidado, disfrutando cada momento, porque es un lugar en el que uno se siente muy chiquito rodeado de naturaleza mágica y poderosa. Las cuatro en silencio íbamos avanzando y al llegar a la cima compartimos todas una sensación de tranquilidad y paz, que nos transmitió el lugar. Fue emocionante. Después fuimos a almorzar a un restaurant vegetariano en el pueblo, que vale la pena recorrer.

HOTEL Nos quedamos en un estilo apart-hotel que fue cómodo e incómodo a la vez. Lo bueno era que estaba en Cusco, a cuadras del Barrio San Blas. Cada una de nosotras tenía su propio cuarto con baño que convergían en un living con cocina pequeña y abierta (solo para mate porque no daba cocinar allí) y tenía una vista increíble de todo Cusco. Lo malo era que quedaba en un segundo piso, por lo que había que subir escaleras con bolsos y bebés. En ese sentido no fue una buena elección. Nos quedamos las 4 ahí y cuando se fueron Noe y Clau, con Patty nos mudamos a un hotel que super recomiendo. Resultó cómodo para ir con los bebés: Hotel Turista. Lo reservamos 2 días antes y quedaba a pocas cuadras del otro hospedaje, también en San Blas.

sopa peruana

 

SABORES DE PERU Y RESTAURANTES en el grupo había una vegetariana, y el resto nos inclinamos bastante por la comida saludable. Así que fuimos a todos lugares vegetarianos muy buenos. Allá tienen frutas, verduras y cereales muy sabrosos y frescos. Aprovechamos para comer quínoa, papas a la huancaína, sopas o como le dicen ellos cremas de distintos vegetales. Yo me pedí un día un Tacu tacu, un plato de legumbres y bananas muy típico de la región.

 

 

RESTOS QUE RECOMIENDO

En Pisac, Ulrike’s  vegetariano muy sabroso.

En Cusco: Organika

Shaman restaurant: comimos las mejores sopas (cremas) de vegetales. Ojo que ellos le llaman sopa a los caldos nuestros.

Bom Crepería El mejor menú y la mejor vista de noche y el mas rico para mi. Compartimos distintos platos super sabrosos: humus, untables de palta, crepes vegetarianos de masa integral.

Mercado de San Pedro  hay puestos de licuados o extractos de cualquier fruta. Te revitalizan y nos sacó a todas el soroche (apunamiento típico de cuando llegas a Cusco). También nos compramos la soroche pill, y la tomamos 2 veces porque algunas tuvimos mucho dolor de cabeza. DATAZO: Los bebes no se apunaron porque todavía no tienen cerradas las fontanelas de la cabeza y regulan mejor. Por otro lado, como les damos teta, eso también los ayudó a regular.

UNA ANÉCDOTA DEL VIAJE Ya en el aeropuerto de Buenos Aires, al arrancar el viaje nos sentíamos empoderadas. Nos compramos un mismo rouge con Paty,  que después nos lo poníamos las cuatro, cada vez que salíamos y decíamos la frase que más repetimos en el viaje: “Esto es espectacular”. Así nos sentíamos.

El primer día Patty descubrió una artista que estaba exponiendo sus cuadros en una galería. Fue puro azar, pero se enamoró. La chica empezaba a exponer sus obras y se notaba que no tenía ni idea del valor artístico-económico de sus trabajos. Una talentosa. Patty terminó encargándole una lámina grande, que ella hizo en el transcurso de los 5 días que nos quedamos en Cusco. Le cobró 200 soles (3617 pesos). De ahí en más hinchábamos con que todo era carísimo… “El cuadro me salió 200 soles imaginate”.  El día que se la iba a entregar era tarde y pensábamos que ya no iba a venir, cuando apareció fue una mezcla de alegría y alivio. Patty tiene su obra ya enmarcada y colgada en su casa.

COMPRAS No dejen de ir al Mercado San Pedro. También en San Blas,  el fin de semana se ponen manteros con cosas lindas para comprar. Fuimos al Museo del Cacao , es chico pero tiene unos chocolates exquisitos.

Sofía Castiñeyras es nutricionista y trabaja en el Hospital de Clínicas.

Su cuenta de IG es @blwnutricion

 


Compartir en:

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 3.987 suscriptores

Acerca de Dolores Yomha

Soy Dolores Yomha, nací en Buenos Aires, Argentina. Trabajo en Radio, escribo free lance sobre viajes en revistas y este blog es de mi autoría. En el 2008, viajé siete meses por el mundo con otras 4 amigas a través del pasaje Vuelta al Mundo (Round The World) que comercializa una fusión de aerolíneas. Esa experiencia me ha hecho más feliz, más curiosa y porque no, más segura. La idea de este blog es compartir información de viajes pero también la inspiración por viajar (por más grande o pequeño que sea el destino). “El viaje es una especie de puerta. A través de ella salimos de la realidad”. Guy de Maupassant

Ver todas las entradas de Dolores Yomha →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *