Balloon Fish, peceras que llegaron a Buenos Aires de un viaje a Tailandia

Compartir en:

IMG_6942

El año pasado Eliana Mazziotti (26 años) tuvo un fuerte deseo de conocer Tailandia. Ese destino exótico del que escuchaba hablar y había investigado. Su idea era irse un mes a un lugar bien lejos de Buenos Aires, y darse un descanso merecido para “reencontrarse consigo misma”.  Trabaja en la parte administrativa de una empresa familiar, pero estudió varias cosas. Es técnica dental, cursó diseño de interiores y además la carrera para azafata. Así que conocer lugares nuevos la moviliza. Viajó esta vez con una íntima amiga.  Ambas siguieron sus instintos y deseos, esos que ayudan a crecer y conocerse.

 

Balloon Fish, del viaje nació un proyecto y un emprendimiento:

Además de las playas paradisíacas tailandesas, de la cultura exótica de ese país y de la enorme distancia que separa a ese destino de la Argentina, Eli, se fijó también en otros detalles.Como buena amante de los peces, quería ver de cerca las especies betta, gatos persas y las rarezas de Tailandia.Pero también anillos, mantas hechas a mano y géneros originales, telas y ropa indú. Todo lo que proponía el destino le generaba curiosidad.

IMG_6943

Pero su pasión por los peces venía de cuando era una nena. Arrancó con  los clásicos naranjas; de un viaje a Estados Unidos se trajo una bettera, la puso en su casa cuando se fue a vivir sola. De allí en más, siempre tuvo peces betta-y los más increíbles-los descubrió en su viaje al sudeste asiático.  Eli recorrió en su viaje playas divinas pero también se dio el tiempo para buscar las novedades, y las ocurrencias de mercados como el Chatuchak de Bangkok, donde venden diseños de ropa, animales, y deco. Y fue allí que vio algo parecido a lo que hoy es su producto, Balloon Fish.

De vuelta de su viaje, con la cabeza y las ideas en línea, charló con su novio Emiliano, y los dos emprendieron el proyecto que hoy ofrecen y venden. Las divertidas, prácticas y decorativas Balloon Fish, peceras burbuja colgantes. Después de trabajo y esfuerzo, Eliana y Emiliano empezaron a fabricarlas. Ellos combinan las peceras, con un kit armado para decorar según el gusto personal de cada uno.

IMG_3456IMG_3957

La ventaja de estas peceras es que tienen poco mantenimiento ya que no necesitan sistema de aireado; y que son muy fáciles de colgar. El lugar para colocar las betteras es el interior de las casas, en espacios calefaccionados sobre todo en invierno.

Pueden dar el toque diferente y creativo a tu casa, oficina, local y/o negocio. Si te gustan y queres ver más, busca Balloon Fish en Facebook, o escribiles un mail a balloonfish.fish@gmail.com.


Compartir en:

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 4.118 suscriptores

Acerca de Dolores Yomha

Soy Dolores Yomha, nací en Buenos Aires, Argentina. Trabajo en Radio, escribo free lance sobre viajes en revistas y este blog es de mi autoría. En el 2008, viajé siete meses por el mundo con otras 4 amigas a través del pasaje Vuelta al Mundo (Round The World) que comercializa una fusión de aerolíneas. Esa experiencia me ha hecho más feliz, más curiosa y porque no, más segura. La idea de este blog es compartir información de viajes pero también la inspiración por viajar (por más grande o pequeño que sea el destino). “El viaje es una especie de puerta. A través de ella salimos de la realidad”. Guy de Maupassant

Ver todas las entradas de Dolores Yomha →

Un comentario en «Balloon Fish, peceras que llegaron a Buenos Aires de un viaje a Tailandia»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *