Camino a Granada: pueblitos medievales y mar Mediterráneo.

Compartir en:

20140412-130454.jpg

20140412-130045.jpg

www

Monroyo, Morella y Salobreña

Yendo de Barcelona para Granada, decidimos parar en pueblos de las afueras de las ciudades principales. Acercándonos a Valencia, en Monroyo, un poblado de no más de 400 personas, cercano a la ciudad de Morella. Esta última de estilo antiguo, rodeada de una muralla de casi 2 km, hecha al modelo de las antiguas murallas musulmanas, y con casas solariegas, iglesias góticas y monasterios. Valió la pena dar un paseo, y subir por su calles. Tanto en Monroyo, como en Morella, lo que reina es la calma y el silencio, cuesta creer que sean parte de un pueblo bullicioso como es el español. Parecen sitios de otros países, porque el ruido no es algo que exista por estos lares. Dormimos dos noches en la Posada Guadalupe, un hotel familiar, pero con todas las comodidades y excentricidades que se le ocurrieron a su dueño: ascensor, para sus tres pisos, cosa rarísima para este tipo de hospedajes, un pub bar, donde hasta había un djay poniendo música, y que vimos de afuera, claro, y unos cuartos de diseño súper moderno, que lo hacían muy cómodo. Desayuno completo, con quesos y jamón, salado y dulce. El jamón de Monroyo, es famoso, una Pena que no lo probé…No soy amante del jamón.
Lo más lindo de Monroyo, resulto el mirador de la Mola, donde subimos con Renata para hacer vistas panorámicas y fotos de altura. Hubo un postre local que dio la nota: la cuajada, con miel. Era de leche de oveja, casi una crema, y bien dulce, casi al punto del empalago, pero festín para golosos como Pablo, Renata y yo. Además entre tanto salado que hay por acá, el dulce se agradece.

A Salobreña (ciudad de playa, en la costa tropical, a 50 minutos en auto de la bella Granada) fuimos desde Monroyo, como en auto eran unas 8 horas, madrugamos, y salimos a eso de las 6 de la mañana, para dormir las copilotos, y acortar el trecho. A Pablo, que disfruta del manejo por rutas y caminos nuevos, esto le permitió concentrarse, en el GPS y en su mp3, sin el barullo de mujer-hija. Plus de que las rutas y caminos de España son muy buenas, y están perfectamente señalizadas. Para todo aquel que le gusté manejar en ruta, este puede ser un plan de gozo. Como en esas películas, en que los personajes muestran todo su relax y disfrute manejando y canturreando su tema preferido. Se me viene Tom Cruise a la mente, cantando Free falling, en Jerry Macguire.

a

20140412-131221.jpg

Pese a estar fuera de temporada, Salobreña, en abril puede ser simpática.Ubicada en un peñón, de casitas blancas, con un precioso casco histórico medieval de la etapa árabe, el mar Mediterráneo y sus playas le terminan de dar su encanto. es un lugar de veraneo para gente de Granada, Madrid, y Sevilla…

Aquí pasamos 3 noches el Hostal San Juan, casa típica andaluza, con sus escaleras, azulejos, patios y flores. Subimos con el auto a la parte alta, y más antigua, el barrio Albaicin, sus miradores, el Castillo árabe,callejones, y pasadizos,terrazas. El tiempo no pudo ser más lindo, si supuestamente abril es un mes de lluvias, en España, nosotros ni nos enteramos. Sol, algo de calor, y climas más bien seco por acá. Quizás la suerte… Estuvimos en la playa apenas una tarde…Es que la ansias de conocer Granada pudieron más!.

En estos cambios de lugar, cada 3 o 4 días, la que más nos sorprendía siempre era Renata:feliz, sonriente, entusiasta, con su añito y medio, se mostraba súper contenta en todo momento de los cambios. Las mudanzas la llenaban de alegría, y pareció muy lejos de sentir inseguridad o perturbación de sus estructuras… La unión, y el ensamble de un grupo que viaja, puede ser estimulante y regocijo pleno también para un piojo de esta edad. Prueba comidas, conoce gente, caras nuevas, se muestra curiosa, abierta, receptiva, activa y sobretodo alegre. Creo que le da alegría la novedad, el compartir y el movimiento. Mama viajera orgullosa.

TIPS

Averiguar bien antes de salir, con gente o en foros de internet, los mejores caminos rutas. Informarse sirve para evitar autopistas con peajes innecesarios.


Compartir en:

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 4.020 suscriptores

Acerca de Dolores Yomha

Soy Dolores Yomha, nací en Buenos Aires, Argentina. Trabajo en Radio, escribo free lance sobre viajes en revistas y este blog es de mi autoría. En el 2008, viajé siete meses por el mundo con otras 4 amigas a través del pasaje Vuelta al Mundo (Round The World) que comercializa una fusión de aerolíneas. Esa experiencia me ha hecho más feliz, más curiosa y porque no, más segura. La idea de este blog es compartir información de viajes pero también la inspiración por viajar (por más grande o pequeño que sea el destino). “El viaje es una especie de puerta. A través de ella salimos de la realidad”. Guy de Maupassant

Ver todas las entradas de Dolores Yomha →

3 comentarios en «Camino a Granada: pueblitos medievales y mar Mediterráneo.»

  1. loli adorada, me llena de alegría tu descripción, ante todo ver lo fascinada que esta renata, al ver padres contentos con la aventura!!!!!!!!! eso es fundamental saberlo para viajar con chicos, si los padres están contentos los chicos se integran a eso!
    y todo lo que contas parece de cuento, es super útil para el que quiera ir por esos lares, fantástica relatora contagias las ganas de viajar!!!! sigan disfrutando y compartiendo asi nos alegramos junto a uds!!!!!!

  2. Yo sueño con recorrer laAhlambra con los ojos cerrados para sentir lavariedad de los sonidos del agua…Cuanto los envidio!

    1. Marcela, espero que se te cumpla ese sueño. Las armonía entre la luz, el agua, los jardines y la arquitectura de ese lugar, tal cual cuentan las guías, es increíble. Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *