Saudade (los viajes largos y sus brillantes sobre el mic)

Compartir en:

Terminé de leer un comentario en algún foro de una red social, sobre la tristeza que le producía a alguna chica haber vuelto de un viaje largo; e inmediatamente conecté con lo que viví hace casi 10 años.
Y la palabra que se me viene a la mente, es en portugués,  Saudade…que si no la escuchaste hasta ahora (aunque lo dudo) tiene que ver con «lo que se recuerda de una experiencia querida, ya vivida», o podría entenderse como el cariño interior que deja un tiempo vivido…unos días inolvidables …Y me parece la expresión que más se ajusta a eso que uno siente luego de un viaje largo, y que no es fácil de explicar.
Mi viajé más largo lo hice a mis 28 años. Estuve 7 meses de mi vida viajando con 4 amigas en el 2008. Estuvimos recorriendo los lugares más increíbles de Australia, Nueva Zelanda, Hong Kong, Indonesia, Tailandia, Vietnam, Laos, China,India, Nepal, Inglaterra, República Checa, Austria, Croacia, Eslovaquia, Alemania, Portugal, y España.
Pronto se cumplirán una década, de aquello que pareció una hazaña. Y…¿por qué lo sentimos una hazaña? Porque la mayoría dejo el trabajo para poder viajar un tiempo más largo, salimos de nuestra zona de confort para ir a explorar el mundo, más de 30 ciudades recorridas en un poco más de medio año.Encontramos gente con las culturas más distintas, las condiciones sociales más opuestas, los gestos más humanos y los más viles.  Te paso a contar algo de lo que nos paso y algunos a quienes conocimos en esos 210 días: unos chilenos que jugaban al rugby y trabajaban como nosotras en un work and travel de Nueva Zelanda, a los que podríamos haber cruzado en cualquier lugar…Maoríes que se ocupaban de hacer brillar la vajilla de grandes eventos y que limpiaban lo que ensuciaban otros después de alguna fiesta, pero también a maoríes que vivían de la industria turística y se ocupaban de mostrar sus costumbres. Australianos hippies en alguna fiesta multitudinaria, y algunos ejemplares de los que saldrían en cualquier programa periodístico que abordara el tema «Los jóvenes y el alcohol»…chicas australianas con varias copas de más; y también policías australianos que imparten el miedo ante la mínima incorrección.. Indonesios con una actitud pacifica y relajada, y una paciencia infinita. Unos nos subían a ciclomotores o nos ayudaban a manejarlos, otros indonesios con una alegría envidiable nos enseñaron los primeros pasos del surf. Jamás un gesto desubicado ni obsceno de su parte.  Hubo chinos que parecían de una delicadeza y una fragilidad inusitada, y momentos en medio de la gran muralla para guardar en el alma por toda una vida. Subir cada escalón, o peldaño de esa construcción colosal acompañada de amigas, es irrepetible. Comer con palitos en un vagón de un tren chino y que no se caiga ni un arroz, no será una hazaña… pero tiene mucho de  constancia china para un típica porteña como yo. Viajar acostadas en cuchetas en un bondi recorriendo Vietnam, bajar en medio de alguna ruta y hacer pis de parada en un baño inmundo de estación de servicio, eso si que es una hazaña y la retina lo guarda para siempre.  Ni hablar de viajar dos semanas enteras con un chofer de religión sufí con turbante en la cabeza, respetuoso y a su vez padeciente de sus propias costumbres…El yogui más enyoguizado de Nepal, que nos leyó los colores de nuestra aura..y así tantas.
Después tuvimos dos meses en Europa y hubo más viajes, lugares nuevos..costumbres croatas que nos sorprendieron….algo rústicas a veces pero tiernas y contagiosas también. Como ver a un grupo enorme bailar en ronda, en alguna playa, o a los pies de una iglesia festejando el amor de una pareja durante un casamiento Pero también a una señora grande quedarse en pelotas y cambiarse delante de todos en medio de la costa dálmata ….los jóvenes en bicicletas en Berlin, siendo testigos de que todos esos rodados llegaron más tarde y para quedarse en Buenos Aires. Los Sales en todas las tiendas, y la desesperación por llevarse ropa linda a buen precio, y esa costumbre repetida de hacer largas colas para comprar…Los parques espectaculares de Viena o Berlin, y los botellones  como dicen los españoles donde los jóvenes europeos se reúnen a tomar grandes cantidades de alcohol en espacios públicos. Los interesantisimos free tours en tantas ciudades del viejo Continente, que siempre ha sido generador de ideas nuevas que más tarde llegan a Sudamérica. Fuimos esponjas, y vivimos momentos únicos como no tener Saudade…., como no querer que esa intensidad de experiencia vuelva alguna vez a nuestro presente.
Los viajes te marcan y no te dejan sellos en los pasaportes sino en la piel, en el sentir y en el modo caminar….Es un desafío para quienes se apoyan en las estructuras; y una forma de hacerse más confiado y seguro de uno mismo porque uno aprende a ser, a improvisar y a decidir…
La melancolía, la incertidumbre de si uno volverá a sentir algo así-como lo que sintió en un viaje de larga duración, eso permanece con el tiempo. Y hay que evocar lo vivido para no olvidarse jamás de esos brillantes sobre el mic.
Hay recuerdos que no voy a borrar
Personas que no voy a olvidar
Silencios que prefiero callar
Son dos, las caras de la luna son dos
Prefiero que sigamos mi amor presos de este sol
Dejar, amar, llorar
El tiempo nos ayuda a olvidar
Allá, el tiempo que me lleva hacia allá
El tiempo es un efecto fugaz
Y hay, hay cosas que no voy a olvidar
La noche que dejaste de actuar
Solo, para darme amor
Y yo vi tu corazón brillante sobre el mic en una mano
Y ausente de las cosas pensaste en dejarlo
Y tirarlo junto a mi
Hay secretos en el fondo del mar
Personas que me quiero llevar
Aromas que no quiero olvidar
Silencios que prefiero callar
Mientras vos jugas

Compartir en:

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 4.174 suscriptores

Acerca de Dolores Yomha

Soy Dolores Yomha, nací en Buenos Aires, Argentina. Trabajo en Radio, escribo free lance sobre viajes en revistas y este blog es de mi autoría. En el 2008, viajé siete meses por el mundo con otras 4 amigas a través del pasaje Vuelta al Mundo (Round The World) que comercializa una fusión de aerolíneas. Esa experiencia me ha hecho más feliz, más curiosa y porque no, más segura. La idea de este blog es compartir información de viajes pero también la inspiración por viajar (por más grande o pequeño que sea el destino). “El viaje es una especie de puerta. A través de ella salimos de la realidad”. Guy de Maupassant

Ver todas las entradas de Dolores Yomha →

4 comentarios en «Saudade (los viajes largos y sus brillantes sobre el mic)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.