Ushuaia en familia (chocolates y siberianos), el viaje de Flopi Scarpati

Compartir en:

Para Flopi, psicopedagoga de zona norte de Buenos Aires, la idea de viajar en familia es una alegría infinita. Apegada y unida a sus viejos como a sus 3 hermanos, un plan en común la hace feliz. Y más, cuando a veces los tiempos de cada uno hacen difícil organizarse. Pero llegó el día, y las ganas se concretaron: volvieron a Ushuaia luego de haberla visitado 27 años atrás en otro viaje juntos. Aunque esta vez solo los papás de Flopi, ella y su hermano mayor Diego fueron de la partida. Querían conocer el local de chocolates Del Turista, que su hermano Diego puso el año pasado en la ciudad. Y además tuvieron 5 días en Ushuaia, a los que les sacaron el jugo. Desde pasear en barco por el canal Beagle a probar delicias patagonicas, empacharse de chocolates, o deslizarse en trineos tirados por huskies; hasta relajar en un spa de un 5 estrellas; no dejaron cosa por hacer.

¡O sí, pero solo para tener una buena excusa y volver…!

FLOPI CUENTA EL VIAJE A USHUAIA 

DESTINO Viajamos en avión a Ushuaia con mis viejos y mi hermano Diego, porque este último puso una chocolatería Del Turista. Fuimos de lunes a viernes en pleno otoño, y fue ideal porque unos días antes se nevó todo y cuando llegamos estaba todo blanco con un sol radiante.

TRANSPORTE Los primeros días alquilamos un auto para poder salir del centro de la ciudad.

TOURS Y VISITAS Fuimos al Parque nacional Tierra del Fuego, a pocos kilómetros de la ciudad y caminamos por la bahia Lapataia.

Otro día, nos dirigimos al centro invernal Las Cotorras, sobre la ruta 3 KM 25,5 a la casa de Hugo Flores, un hombre muy buena onda que alberga 140 perros de nieve especializados en acarreo de trineos, cada uno con su cuchita (uno más lindo que el otro). Su emprendimiento  Siberianos de Fuego, es uno de los criaderos de perros huskies más importantes del país.  Nos recibió con chocolate caliente y bizcochos, sobre una enorme salamandra, y nos explicó como llegó a ese lugar y qué lo hizo elegir lo que hace con tanta pasión. Después nos invitó a ver los preparativos de nuestro paseo, el momento en que cada uno de los 140 perros se pone a ladrar pidiendo que lo elijan para formar parte del equipo de paseo. Finalmente salimos con unas palabras mágicas. El que maneja el trineo dice unas palabras especiales a los perros, y sobretodo al líder, para indicarles cuando tienen que arrancar, donde doblar, si tienen que acelerar o frenar. ¡Fue una experiencia increíble! Los perros eran muy cariñosos  y para mi sorpresa se los veía felices con su tarea!

Increíble el Hotel Arakur, queda sobre una montaña con vista al canal de Beagle y a las cimas completamente blancas. Pasamos un día de Spa, que incluye desayuno (al cual llegamos de noche ya que en Ushuaia amanece a las 9,30h). Hubo almuerzo, sauna seco, sauna húmedo, ducha escocesa, y una pileta climatizada que tiene parte adentro y afuera para disfrutar del fresco y de la vista impactante.

También me gustó el paseo en barco, donde te hacen un recorrido por el canal de Beagle, recorres varias islas con diferentes especies de lobos marinos y aves. Paramos a caminar por una de las islas y fuimos a ver el famoso mal llamado Faro del fin del mundo (porque se confunde con el que inspiró a Julio Verne para su novela)

COMIDA (dónde y qué comer)  El almuerzo en Las Cotorras, estuvo muy bien: el plato fue un delicioso cordero patagonico, rodeado de un paisaje con arroyos y techos enmarcados con nieve.  Una buena opción en la ciudad para ir a comer es el resto El Viejo Marino (sobre la Costanera), de allí recomiendo la centolla y la merluza negra. ¡Y ni hablar del chocolate caliente Del Turista, en pleno centro, en la calle San Martin 215 !

COMPRAS No hicimos nada de compras ni shopping. Solamente nos dedicamos a gastar en los chocolates Del Turista.

Diego y Flopi, pasearon en trineo con los siberianos

PENDIENTE Quedará para un próximo viaje: subir el glaciar Martial, no pudimos porque había mucho hielo y era peligroso hacerlo sin calzados especiales. También quedamos con las ganas de ir a la casa de te La Cabaña, ubicada al pie del glaciar porque estaba cerrada justo esa semana.

IMPRESIONES La gente de la ciudad me pareció muy tranquila, un poco tímida, aunque super servicial y muy buena. Para mi fue muy especial volver a compartir un viaje tan lindo en familia como hacia tanto años no lo hacíamos. Me hubiese gustado aún más que también pudieran estar mis otros dos hermanos. ¡Ojalá se nos pueda dar en otra oportunidad!


Compartir en:

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 4.026 suscriptores

Acerca de Dolores Yomha

Soy Dolores Yomha, nací en Buenos Aires, Argentina. Trabajo en Radio, escribo free lance sobre viajes en revistas y este blog es de mi autoría. En el 2008, viajé siete meses por el mundo con otras 4 amigas a través del pasaje Vuelta al Mundo (Round The World) que comercializa una fusión de aerolíneas. Esa experiencia me ha hecho más feliz, más curiosa y porque no, más segura. La idea de este blog es compartir información de viajes pero también la inspiración por viajar (por más grande o pequeño que sea el destino). “El viaje es una especie de puerta. A través de ella salimos de la realidad”. Guy de Maupassant

Ver todas las entradas de Dolores Yomha →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *