Vivir en Budapest por Catalina Plorutti

Compartir en:

20130420_001739
Con Iván en el bar más top del mundo

Cumplidos sus 24 años, a Cata se le cruzó la idea de tener una experiencia distinta e irse a vivir a Europa. Ya estaba recibida como Administradora de Empresas y trabajaba en Buenos Aires pero en aquel momento tuvo un fuerte deseo, y se le cumplió. Claro, al sueño lo acompañó con una firme convicción. Y lo consiguió. Como para un Master se sentía chica, entonces averiguó hasta dar con AIESEC, una organización sin fines de lucro que promueve los intercambios al exterior. Así fue que se conectó con Budapest. Positiva, inquieta y sociable como se define, llegó a la capital de Hungría sin saber dónde estaba yendo. Pero aclama: “Fue lo mejor que me pudo haber pasado. No me podría haber tocado un país mejor donde vivir mi experiencia”. Tan adaptada estuvo Cata en esta ciudad increíble, que fue anfitriona del más viajero de todos, Iván de Pineda y su programa Resto del Mundo. ¡Genia total!

Barrio  Se divide en Buda y Pest. Buda es residencial y allí están las atracciones: Citadella (punto más alto donde se puede ver la ciudad), el Castillo, el Bastión de los pescadores, la Iglesia Matthya s, etc. Pest es más comercial, viven los jóvenes, donde hay bares, supermercados y almacenes 24hs, etc. Pest, es donde hay que estar. Cada calle de Budapest, es especial, y hay mucho espacio verde.  Hasta sentí que sobraba lugar en la ciudad; y por más que eso la hiciera sentir algo fría, a su vez la hacía majestuosa. La población en los 80 era mucho mayor que ahora, así que mi sensación era real. En Pest, podes encontrar comida de cualquier parte del mundo. En los bares, todos tienen su Corso (Chopp de 0,5 lts) de cerveza. En el medio del Danubio, está la isla Margarita, a la que se puede llegar en tranvía; allí es puro verde. Los fines de semana de verano se llena de amigos a la tarde, mientras juegan volley, disco, etc. Me instalaba desde el viernes, y conocía gente. En verano abre un boliche, que se espera todo el invierno, y donde es común ir todas las noches.

20130811_161531302174_10150828763570072_1266521463_n

Recomendaciones  Mi bar preferido en el mundo y el de muchos, es Szimpla kert, es un ruin pub. Hecho en una casa okupa, con bajo presupuesto pero con la onda. Está lleno siempre. Es uno de los puntos más turísticos de Budapest y uno de los bares más top del mundo. Un lugar distinto son los baños termales. Son influencia de los otomanos. Tienen piletas calientes al aire libre y es ideal ir en invierno. De otra época.

 Escapadas No se puede dejar de visitar Szentendré y probar un lángos . También al lago Balaton, que es la playa para los húngaros, gigante y rodeado de pueblitos. Ideal para recorrer en bici un fin de semana. Además, hay muchos festivales internacionales como Sziget y el Balaton Sound(es ahí mismo en Balaton y las bandas son de estilos varios). La mayoría de los húngaros pasa el verano allí; pero también es posible hacerse una escapada a Croacia, donde es fácil ir en auto, tren o colectivo.

Contactos y Amistades Como es una de las ciudades más baratas de Europa, hay empresas de servicios que se instalan allá y hay mucha oferta laboral. Gente de toda Europa y una variedad de idiomas es lo que se ve.Primero me hice amiga de los argentinos, que ya había contactado porque estaba asustada y sentía que serían mi contención. También me acerqué a los latinos, un grupo enorme que trabajaban conmigo. Fui abriéndome gracias al trabajo, al gimnasio, a los amigos. La primera impresión que tuve de los húngaros fue que eran cerrados y que no les interesaba hacer amigos extranjeros. Luego me dí cuenta; que eso es por ser más reservados y tranquilos. Tuve la oportunidad de hacer amigos húngaros : son muy cálidos, siempre te quieren agasajar con su cocina, llevándote a conocer algún lugar, haciéndote regalos, etc. Me costó un poco engancharme con ellos, pero tenía un prejuicio que la mayoría de los extranjeros que viven ahí creen.

Comida  un plato exquisito es el goulash. Para ellos el goulash, es una sopa con carne verduras y spaetzels. Pero también está lo que nosotros los argentinos,  llamamos goulash: que es carne con una salsa exquisita con mucha paprika (pimiento dulce) y spaetzels. Se puede comer en cualquier época del año. Amé el kurtos kalacs que era como un cilindro de masa caliente recién salido del horno con gusto a medialuna. La parte de afuera la doran con caramelo, almendras, vainilla canela, etc. Y, el Lángos, que es como una torta frita gigante a la que le ponen queso crema y todos los topings que se te ocurran. Allá es salada. Y por último “la golosina”, el Turo rudi, una barrita de ricota bañada en chocolate q se guarda en la heladera y se come fría. Con pocas calorías y riquísima.

315415_10150828753255072_22118924_n 301159_10150828735890072_1813355047_n

 Transporte Lo mejor fue comprarme una bicicleta… Hacía todo en bici.  Hasta íbamos pedaleando a los bares de noche. Tienen un lugar reservado para dejarlas. Y todo era a un máximo de media hora. Además, no hay nada más lindo que cruzar los puentes y hacer todo el camino al lado del Danubio del lado de Buda, en bici. La vista es inigualable. Aún siento presente el aire de esas bicicleteadas. Los fines de semana nos íbamos a lagos en otras ciudades cercanas. Y también hicimos los 180 Km de Balaton, una aventura. Para los más vagos hay tranvías y colectivos 24 hs. El tram 4 y el 6 te dejan en todos los puntos de la ciudad. Es un tranvía nuevo y de mucha frecuencia. O está el metro, que es el más antiguo de Europa después del de Londres y son super profundos, porque se hicieron en lo que eran refugios antibombas durante la Guerra Fría. Estos refugios podían contener 200.000 personas con agua y aire por 72 hs, así que no exagero cuando digo profundos.

Salud El tema médico es complicado sobre todo por el tema del manejo del idioma. Si tenes asistencia internacional porque la contrataste en tu país no es problema porque te atienden médicos extranjeros. Se hace difícil comunicarse con los médicos sino- Al vivir ahí según tu dirección, te corresponde un médico de cabecera y siempre tenes que ir al mismo. A mí la obra social me la cubría el trabajo.Lo que es importante saber es que si faltas por enfermedad en el trabajo te pagan solo el 70% del sueldo. También es por eso que es fácil conseguir un certificado médico porque está en uno faltar o no.

[pullquote]A Cata le fascinan los números y los viajes[/pullquote]

Trabajo Conseguí a través de AIESEC, que es una organización mundial sin fines de lucro que promueve los intercambios. Desde Buenos Aires obtuve una pasantía en Nokia Budapest en Créditos y Cobranzas. Es muy bueno para arrancar porque  con ellos también podes hacer los papeles y estar en blanco. Aunque los sueldos que pagan son de pasantía y por lo general bajos. Pero llegué, y busqué otro trabajo donde me pagaran mejor, para estar tranqui y viajar, que era lo que más quería. Me resultó super fácil. En Budapest necesitan mucho idiomas porque proveen servicios a todo el mundo- Y entonces siempre buscan gente que tengan otros idiomas como primera lengua.

Visitas Me fue a visitar mucha gente. Aclaro que insistí para que vinieran y por suerte lo hicieron. Vinieron hermanas, padres, amigos, amigos de amigos, tíos, primos etc. No me faltaron visitas.


Compartir en:

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 4.173 suscriptores

Acerca de Dolores Yomha

Soy Dolores Yomha, nací en Buenos Aires, Argentina. Trabajo en Radio, escribo free lance sobre viajes en revistas y este blog es de mi autoría. En el 2008, viajé siete meses por el mundo con otras 4 amigas a través del pasaje Vuelta al Mundo (Round The World) que comercializa una fusión de aerolíneas. Esa experiencia me ha hecho más feliz, más curiosa y porque no, más segura. La idea de este blog es compartir información de viajes pero también la inspiración por viajar (por más grande o pequeño que sea el destino). “El viaje es una especie de puerta. A través de ella salimos de la realidad”. Guy de Maupassant

Ver todas las entradas de Dolores Yomha →

6 comentarios en «Vivir en Budapest por Catalina Plorutti»

  1. Muy interesante el relato de Catalina. En pocas semanas me voy a París a vivir y seguro me voy a ir a Hungría para conocer ese país, me encanta su historia y es una de las ciudades mas antiguas de Europa. Lindas calles, grandes casotas, hermosos campos, barato para mantenerse, ideal para alguien como yo, capaz que en vez de París eliga otro destino, ya que es una de las ciudades más caras del mundo, estaba pensando Lisboa o Budapest.
    saludos!

    1. Gracias Marcos! Cata dio una mirada muy fresca de Budapest y sus fuertes como ciudad. Conozco Budapest y me parece una de las ciudades capitales más fascinantes de Europa…Es económica, bella y exótica a la vez. Buen viaje! Lindas las tres ciudades que nombrás.Dolores.

  2. Que excelente experiencia! Con desafios y situaciones fuera de la zona de confort para el desarrollo de liderazgo!
    Trabajo en AIESEC, he realizado intercambio y es una experiencia que recomiendo al 200%.

    Felicitaciones por viajar y ser una ciudadana del mundo.
    El mundo está en manos de jóvenes como Cata!

  3. Muy buen artículo! Yo justo llegué a Budapest a través de Aiesec también y tuve la buena suerte de entrar a trabajar con Cata. Ella me contactó una vez que me ofrecieron el puesto y me ayudó muchísimo en lo que fue adaptarme al lugar y a la gente de Hungría. La vi crecer y hasta se convirtió en mi Jefa. La verdad que todo lo que dice es correcto aunque nunca la pude convencer para que me acompañe a los baños termales. Hoy en día los dos estamos en BsAs y nos continuamos viendo de vez en cuando. Para los que vayan a vivir a Europa o incluso a visitar no se centren en las ciudades más famosas y denle una oportunidad a Budapest y a Europa del Este porque te termina maravillando. Saludos!

    1. Que bueno Daniel lo que contas! Son únicas esas situaciones, en que uno se encuentra con algo totalmente nuevo, y nacen cosas maravillosas. En nosotros mismos, y también muchas veces somos testigos en los viajes de los cambios de los demás. Dolores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.